¿AUMENTO DE LA EDAD JUBILATORIA?

¿A QUÉ SE REFIERE EL AUMENTO DE LA EDAD JUBILATORIA EN EL PROYECTO DE REFORMA PREVISIONAL?

 

Hace pocas semanas, el Poder Ejecutivo presentó en el Congreso un proyecto de reforma del sistema previsional, que contempla entre otros puntos, el aumento de la edad jubilatoria.

¿A qué se refiere específicamente el proyecto? A la modificación del art. 252 de la Ley de Contrato de Trabajo (LCT), que establece la posibilidad del empleador de intimar a jubilarse al trabajador que reúna los requisitos para acceder a la PBU (edad y años de servicio). En el régimen actual, la edad jubilatoria es de 60 años para las mujeres (con opción de seguir trabajando hasta los 65) y 65 años para los hombres. En la práctica, los trabajadores que reúnen la edad y los años de servicios, pueden continuar en actividad hasta que sean intimados por su empleador para jubilarse. Luego de transcurrido un año de la intimación -o antes, en el supuesto de que el trabajador se jubile-, el contrato de trabajo se extingue, sin derecho a indemnización por antigüedad para el trabajador, ya que la jubilación es una causa natural de finalización del contrato.

El artículo 252 de la LCT trae algunos problemas en la práctica, ya que si el trabajador no reúne el requisito de años de servicio, por más que tenga la edad jubilatoria, no puede ser intimado a jubilarse.

El proyecto de reforma no modifica las edades mínimas jubilatorias para hombres y mujeres, sino que aumenta la edad para ser intimado a jubilarse, que quedaría en 70 años para ambos sexos.

Es decir, la trabajadora o trabajador pueden jubilarse a los 60 o 65 años -respectivamente- o continuar trabajando hasta los 70 años, edad a partir de la cual, pueden ser intimados a jubilarse. Ahora bien, hay que destacar dos supuestos:

1- el trabajador con edad jubilatoria que no reúne los 30 años de servicios: el empleador tiene que continuar realizando la totalidad de los aportes y contribuciones.

2- el trabajador que reúne los requisitos para acceder a la PBU -edad y servicios-: el empleador sólo efectuará las cotizaciones correspondientes a obra social y ART. Esto, que si bien es una forma de paliar la situación del empleador ante el efecto de la norma, perjudica a los trabajadores, ya que por más que sigan trabajando, no van a mejorar su futuro haber de jubilación.  Los sueldos que perciban no estarán sujetos a aportes jubilatorios, por lo tanto, no tendrán efecto alguno sobre la jubilación.

En el actual sistema jubilatorio, el trabajador puede tener más de treina años de servicios y, de esta manera, incrementar el monto de la PC o la PAP -que son las dos prestaciones que también integran el haber jubilatorio, junto con la PBU-. En caso de aprobarse esta reforma, cada vez serán menos los trabajadores que superen los treinta años de servicios, ya que deberán superarlos antes de alcanzar la edad jubilatoria.

 Esto, sumado a las restantes medidas del proyecto -modificación del índice de movilidad, alteración de la garantía del haber mínimo, etc- tendrá por efecto que la mayoría de las personas optarán por continuar trabajando hasta los 70 años, ya que la alternativa será un haber jubilatorio aún más paupérrimo que el que rige en la actualidad.

   
Monseñor Di Giorno 206 - Rdios. de Escalada
Tel. 4288-3612
estudiocoturel@gmail.com